sábado, 27 de enero de 2007

La Vega, diablos y caretas

Reportaje cultural




Por Judith Rodríguez


Caminando entre vejigazos, máscaras de diablos cojuelos, merengues y bachatas, gente y más gente de todas partes del país y de afuera, todos los domingos de febrero se envuelven en la magia de uno de los carnavales más conocidos de este patio del caribe: el carnaval de La Vega.

“El carnaval es coro, es ponerse en pila, aguantar golpes y bailar un paquetón”, expresó Jacinto Fernández, de 19 años sobre el carnaval. Al igual que Jacinto, año tras año millones de personas se trasladan de cualquier punto de la isla a vivir la experiencia. “Ir al carnaval es una forma que tiene la juventud de conocer de su cultura, y al mismo tiempo de divertirse haciéndolo”, dijo César Silvestre, estudiante de ADM, de la PUCMM. Ellos plantean dos perspectivas diferentes de lo que representa este festejo nacional.

Según datos obtenidos en la Enciclopedia Ilustrada de la República Dominicana, el Carnaval de La Vega es uno de los más antiguos de América y del país. Las Ruinas de La Vega Vieja, nombre actual, fue el primer escenario de esta fiesta de disfraces. En ella, como en una obra de teatro del siglo XVI, una pareja disfrazada de moros y cristianos inicia el desfile.

Según estos datos, el carnaval se ha enriquecido con el paso del tiempo por todas las migraciones radicadas en La Vega, entre ellas la cubana en el siglo XIX, que trajo consigo una cantidad de artistas y artesanos que aportaban con su creatividad a los diseños del carnaval. Esta junto a una mezcla de expresiones de la cultura española, como lo es el muy conocido Diablo Cojuelo, dan como resultado un carnaval de locura y bulla.

En 1996, el Carnaval Vegano fue constituido como patrimonio folklórico de la nación. Grecheen Acosta, reina del carnaval del 2005, comenta que este festejo es considerado como patrimonio por el sinnúmero de dominicanos y extranjeros que se reúnen y que celebran el valor cultural que posee este evento. “Todas las provincias hacen desfiles, lo que hace que más personas vengan al carnaval a ver la creatividad y la diversidad de cada año”, dijo la joven quien en la actualidad trabaja para la UCAVE, Unión Carnavalesca Vegana.

UCAVE, veganos unidos

UCAVE se forma en el año 1982 como la entidad que junto al Ayuntamiento de La Vega se encarga de organizar este carnaval. “UCAVE surge por necesidad, ya que antes el carnaval vegano se llevaba a cabo de una manera muy libre y sin organización, ahora todo es más organizado”, dijo Grecheen.

Según datos de UCAVE, en el año 2006 el número de personas que asistieron al carnaval fue de 1, 325,000. Esperan que este año sea mucho más grande el número. “Cada año supera el pasado”, dijo la reina del carnaval del 2005.

Pero no todo es felicidad…

A pesar de todo lo colorido y diverso de este carnaval, no todos consideran que vale lo que cuesta. Para Arturo López, antropólogo dominicano, este carnaval ha perdido su esencia. “Este carnaval no es el mejor del país. Se le invierte dinero de más, pero sólo se convierte en mucho alcohol, mucha teta y mucho desorden y se pierde el sentido de cultura, de nuestras raíces”, expresó López.

“El carnaval se ha convertido en un desastre ya que está hiendo mucha gente y no hay espacio, además se invierte mucho dinero en cosas como los trajes y las máscaras de los disfrazados con precios que oscilan entre los 1200 dólares”, dijo uno de los representantes de una agencia de tours que prefirió omitir su nombre.

A esto agregan que el aspecto del valor cultural de este patrimonio folklórico no es el verdadero motivo que moviliza a las masas para visitar el pueblo.


Lo cultural de verdad…



Cada domingo del mes de febrero se guaya y se exprimen los recuerdos de esta tradición, para mezclarlos con nuevos elementos. Según datos obtenidos en el sitio web http://www.livio.com/ entre los elementos característicos del carnaval están, la careta del diablo cojuelo que representa una cara del diablo europeo; el disfraz, hecho con telas brillantes y con cascabeles adheridos; y por supuesto, las famosas vejigas hechas de cuero.
El carnaval está organizado en diferentes grupos, más de 130 equipos de diablos cojuelos: Los Broncos, Las Fieras, Los Panitas, Las Hormiguitas, Los Cavernarios, Los Soberanos, Los Duques, Los Pica Piedra, Los de la Monja, Los Popeyes, entre otros. Cada grupo se coloca en una calle otorgada por el cabildo vegano y UCAVE, quienes llevan a cabo la logística de todo este evento y la convierte en su “cueva”, lugar donde, según información de UCAVE, cada grupo realiza sus preformences carnavalescos y tocan canciones de bandas locales, generalmente merengueros, alegóricas al nombre y característica del grupo.
Todo el desfile vegano se lleva a cabo en una de las avenidas más largas del pueblo, Los Framboyanes, y termina en la calle Independencia. Intercepción es tomada por un grupo, quienes poseen sus reglas y sus características peculiares.

Un poquito de los Broncos:
Según datos obtenidos del sitio web http://www.bufeo.com/ Los Broncos representan uno de los grupos más viejos y conocidos del carnaval vegano.
Fundado en el año 1981, cuando el sastre Ángel Abreu unifica 5 jóvenes que se disfrazarían para el carnaval con colores y trajes muy similares. El grupo de los Broncos ha mantenido su idea de seguir con la tradición.
Sus colores característicos son el amarillo y el rojo, y este es el grupo al que mayor número de cantantes dominicanos le han creado temas musicales.
A través de los años la familia de los Broncos ha crecido, se le ha añadido un número mayor de personas y, de igual modo, ha servido como punto de partida para la formación de otros grupos conocidos.
La UCAVE informa este año el carnaval vegano iniciará el día 4 de febrero con todos los bríos de años anteriores.